top of page

DAMN de Kendrick Lamar y aprender a evolucionar

“It was always me vs the world, until I found it’s me vs me...”


Llegó el momento de ponernos un poco nostálgicos y recordar una de las mejores obras musicales que se han hecho en este siglo, de la mano de un artista único, con una trayectoria legendaria.


El año era 2017, y para este entonces Kendrick Lamar ya era un artista en el Olimpo. Habiendo sacado good kid maad city, To Pimp a Butterfly y untitled unmastered, estaba más que claro que la creatividad y el genio de Kendrick no eran algo que se hace de la noche a la mañana, sino que es algo con lo debes vivir, crecer y dormir.


Y es precisamente esto uno de los vehículos con los que se transporta una de las historias de DAMN, qué pasa cuando dudas de ti mismo, cuando una mala racha parece no terminar, ¿te habrás vuelto débil o habrás caído en tu zona de confort? ¿O te habrá caído un mal de ojo, pasaste por debajo de una escalera mientras rompías un espejo un viernes 13? ¿Cómo sabes que estás haciendo lo mejor que puedes?


A lo largo de DAMN escuchamos a Kendrick reflexionar sobre esto, cómo es que el destino se ha ido escribiendo, cómo ha llegado tan lejos al punto de convertirse en un referente de la cultura del hip-hop.


En canciones cómo FEEL y FEAR, Kendrick nos narra que ahora con el estatus en el que está, todos están esperando saber su opinión, un consejo, algo que el pueda aportar, pero entonces ¿él ahora a quién recurre?


“I feel like the whole world want me to pray for 'em

But who the fuck prayin' for me?”


DAMN es un álbum de subidas y bajadas cómo la vida misma, en otras canciones cómo GOD, HUMBLE y ELEMENT, Kendrick parece recordar todo lo que ha logrado, recuerda que ha pesar de todo, logró todo aquello que se propuso, ha demostrado el gran artista que es e incluso si lo tuviera que hacer, terminaría la carrera de alguien con todo el estilo del mundo.


Con este estatus de refrente, Kendrick utiliza su posición para visibilizar las problemáticas sociales que ha vivido y vive, criticando al estado y los crímenes que se comenten por ideologías estúpidas, al punto de cómo fue duramente criticado por un noticiero por su presentación en vivo de alright, Kendrick no se quedaría de brazos cruzado y lanzaría una de las canciones más viscerales, usando esa misma crítica que recibió para dar un revés y demostrar que nadie puede decirle que está bien y está mal cuando el ha vivido en carne propia los abusos del poder.



DAMN también nos cuenta una faceta de la vida de Kendrick, en DUCKWORTH escuchamos cómo es que por la casualidad de que su padre le diera pollo gratis a Top Dawg, rompiendo la maldición y haciendo una cadena de favores, lo que eventualmente terminaría con Kendrick siendo parte del sello TDE.


Este álbum tiene también una curiosidad, si lo escuchas al revés de cómo lo has iniciado, otra historia se cuenta, ahora comenzamos por el final, algo sencillamente poético.


Las palabras faltan para poder describir la joya artística y musical que DAMN es, recordar cómo en el momento del lanzamiento del video de HUMBLE y volverse un clásico instantáneo, escuchar el álbum de inicio a fin y descubrir las historias, identificarse y crecer con este álbum.


DAMN ha sido un antes y después en la música, cambiando la perspectiva de cómo percibimos el mundo y a nosotros mismos.


Una joya que si no has escuchado, deberías ir corriendo a escucharla.

Sin más que agregar, DAMN:



Cuéntanos, ¿tuviste la oportunidad de ver a Kendrick cuando vino a México?

Platícanos más cosas en los comentarios, nos encanta leerte.

Y si te gustó esta recomendación no olvides compartirla con más personas.

Nos leemos en una próxima ocasión, ¡hasta pronto!





10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page