top of page

Son como niños: Un soundtrack para pasarla bien (Parte 2)



En la primera parte de este texto sobre el soundtrack de la película Son como niños (Grown ups), hablamos de canciones con un ritmo muy rockero, algunas con un tono más sentimental que otras, con diferentes niveles de energía, pero geniales para escuchar en cualquier momento del día.


En esta segunda mitad, hablaremos de canciones con un ritmo más tranquilo pero con un gran estilo para ponerse de buen humor, para cantar, bailar y disfrutar del momento en el que las estemos escuchando.


Ready for love – Bad Company

Comenzamos esta segunda parte con una canción melancólica por partes, pero con toques de sensualidad y rock en los coros. Esta mezcla musical acompaña una letra muy romántica sobre esos momentos en los que el amor toca a nuestra puerta y nos sentimos listos para recibirlo.



Goodnight tonight – Wings

Pasamos a una canción más alegre en la música, y con unas de las voces más icónicas en la historia de la música: Paul McCartney. Goodnight tonight es instrumental en su mayor parte, gracias a lo cual se pueden escuchar diferentes mezclas de ritmos con los instrumentos musicales que suenan de principio a fin. Así, hay parte en las que se puede escuchar un solo de guitarra, otras en las que resalta el bajo o bien los platillos de la batería.


Esta es una canción muy difícil de escuchar sólo una vez, pues su ritmo y la letra repetitiva resultan muy contagiosas y nos invita a escucharla más de una vez para terminar de pegarnos ese buen humor que tiene.



Just got back – Cheap Trick

Con esta canción regresamos un poco al ritmo roquero que había marcado la primera mitad de la lista. Al principio llama la atención que se escuche una mezcla de batería con tambores y la voz del vocalista, pues el ritmo que marcan genera intriga sobre qué otros instrumentos se utilizarán en la canción. A los pocos segundos de espera, se suma una guitarra y el vocalista comienza a cantar de una manera muy diferente, lo cual le termina dando mucha energía.


Es la canción más corta del soundtrack, pues sólo dura dos minutos, y esto deja con ganas de escuchar un poco más, por lo que es muy fácil caer en la repetición sin fin de esta canción.



A life of illusion – Joe Walsh

Retomamos el ritmo tranquilo, aunque no tanto. Pues si bien esta canción no tiene tanta energía como la anterior, sí que tiene partes que resultan un tanto contrastantes con el resto de la canción por los instrumentos que utiliza y la mezcla de ritmos que estos tienen.



Sentimental lady – Bob Welch

Y para bajar todavía más el ritmo está esta balada romántica con un fondo musical muy tranquilo pero que constantemente amenaza con acelerarse repentinamente y dejar que los instrumentos exploten en un ritmo más roquero. Sin embargo, la canción resulta bastante placentera de escuchar y transmite esa tranquilidad de los instrumentos acústicos y de la voz del vocalista acompañado, en algunas partes, por unos coros muy armónicos, que terminan por completar la melodía.



Monday morning – Fleetwood Mac

Ahora recuperamos un poco de energía, sin llegar a ritmos muy roqueros, con esta canción. La instrumentación resulta llamativa por la manera en que sube y baja la fuerza de los instrumentos creando una melodía muy similar al estilo country, pero siempre agregando algo propio de esta agrupación para separarse de ese género musical.


La letra, por su parte, aborda el tema de las relaciones no correspondidas, el dolor que esto puede provocar, y el contraste que hay entre esas ganas de esperar a la persona a pesar de todo, y la voz de la razón que dice que es mejor irse a otra parte.



I do – The J. Gelis Band

Con esta canción viajamos un poco en el tiempo, y nos hace querer bailar al ritmo de una melodía muy digna de los ochentas que de repente se mezcla con un estilo de los cincuenta. Es una canción muy enérgica y con poca instrumentación, pues lo que termina marcando la melodía principal son aplausos, coros y la voz del vocalista.



Every 1’s a winner – Hot Chocolate

Esta canción, muy setentera y pegajosa, con toques de música disco por momentos, transmite, por un lado, cierta tranquilidad y buen humor, pero, por otro lado, también es una de esas canciones que se pueden poner de fondo cuando tenemos que hacer cosas que nos resultan tediosas, ya que la melodía da energía y motivación para hacerlas.




Better things – The Kinks

Para terminar este soundtrack, tenemos una canción tranquila, pegajosa, difícil de dejar de escuchar y con algunos toques de nostalgia, pues al final eso es lo que transmite Son como niños de principio a fin.


A pesar de que esta banda tiene fama de tener canciones muy alocadas, esta es una de las excepciones, y es ideal para escuchar en esos momentos de descanso.



Entradas Recientes

Ver todo

DAMN de Kendrick Lamar y aprender a evolucionar

“It was always me vs the world, until I found it’s me vs me...” Llegó el momento de ponernos un poco nostálgicos y recordar una de las mejores obras musicales que se han hecho en este siglo, de la man

Comments


bottom of page