top of page

Érase una vez (pero ya no): Un karaoke emocional (parte 3)

En la serie Érase una vez (pero ya no), Manolo Caro creó un cuento antiguo que se mezcla con el presente y que hace ver que los cuentos de hadas se cumplen de manera inesperada, que el príncipe se casa con quien él corona como su princesa, que las maldiciones se rompen con un abrazo de amistad y que en esos momentos donde todo parece estar perdido, siempre hay un rayo de sol que ilumine el camino a seguir.


A lo largo de 6 capítulos vemos varias historias de amor que se dan de manera paralela a la pareja principal, la encargada de salvar al pueblo del maligno hechizo que les impide enamorarse. Debido a esto, el amor está siempre presente y la música que acompaña estas historias nos permite construir un cuento que tiene más de un final feliz.


En las dos partes anteriores de este texto, hablamos del amor y del desamor. Veamos ahora una selección musical que reúne ambas cosas y que nos permite crear un relato donde, a pesar de todos los obstáculos, el amor termina triunfando.


Dicho esto, recordemos que el amor puede llegar en los momentos menos esperados. Una de las señales de que el amor ha llegado a nosotros son las “mariposas en el estómago”, o el hecho de que no se puede dejar de pensar en una persona determinada, dibujar corazones, etc. Una vez que el amor nos golpea, siempre queda preguntarnos, ¿por qué es así?, ¿qué tiene la otra persona que nos hace sentir más qué bien? Esto es algo que Fangoria también se pregunta en su canción No se qué me das, en la cual habla sobre la sensación de estar enamorados sin tener claras las razones por las que nos sentimos así. Es una canción muy alegre y digna de poner en una noche de fiesta.



Y ya que el amor nos golpeó, hay dos caminos, o la cosa sale bien, o simplemente no se da. Sin embargo, esta segunda opción siempre abre un abanico de razones, tal como lo es el hecho de que el amor no puede encontrar su final feliz porque siempre hay quienes se interponen entre quienes se sienten flechados. Para acompañar este momento, tenemos la canción Desde la trinchera de Flans, quienes con una melodía bastante melancólica narran la historia de dos personas que se tuvieron que separar en momentos de guerra y no se sabe cuál será el final de ese amor.



Como dicen, donde hubo fuego, cenizas quedan, y cuando el amor se termina, deja una huella, un recuerdo, una herida. Historia de un amor interpretada por Luis Miguel, es una buena prueba de que en la vida hay amores que nos marcan, imposibles de olvidar a pesar del tiempo que pasa y que nos hacen cantar con el sentimiento en la garganta cada vez que pensamos en él.



Ya que hablamos de amores que marcan, mencionemos la canción a capela, A ningún hombre de Rosalía, una canción corta, pero intensa que habla de aquellos recuerdos que no se quieren dejar ir, sea por las razones que uno quiera, así como la posibilidad de que el amor se puede convertir en una prisión cuando las cosas se salen de control.



Antes de presentar la canción con la que cierra la serie de Manolo Caro, es importante mencionar dos canciones que hablan del amor y del no amor.


Comencemos por Manos vacías de Miguel Bosé, donde se habla del juego, las apuestas y el alcohol y de cómo muchas veces las reglas nos juegan en contra llevándonos a experimentar nuevas emociones y a enfrentar una derrota, especialmente en el terreno del amor. Es una canción con mucho ritmo y con un gran solo de guitarra que seguro enamora a más de uno.



La segunda canción es mucho más alegre, se trata de La revolución sexual de La Casa Azul, la cual habla de que el amor puede venir en los momentos y en las formas menos esperadas, así como la importancia de nunca cerrarse a la posibilidad de encontrar a alguien que nos quiera y que nos acepte, de no rendirnos y de ser siempre quienes somos, sin filtros.



Ahora sí, el broche de oro de esta serie.

La última canción que escuchamos antes de los créditos finales, es Vivimos siempre juntos de Nacho Cano, que hace referencia a ciertos elementos fantásticos que aparecen en los cuentos infantiles y que habla sobre el final feliz que se puede vivir cuando disfrutamos todos los momentos que se presentan en la vida en lugar de seleccionar sólo algunos. Una canción con toques de nostalgia y fantasía.



Es así como llegamos al final de este recorrido por las canciones originales de las cuales se pueden encontrar buenos covers en la serie de Manolo Caro, Érase una vez (pero ya no), un cuento moderno que muestra que el amor se puede expresar de diferentes maneras.


Entradas Recientes

Ver todo

Hearstopper: Música para enamorarse (parte 6)

Llegamos a la recta final de nuestro recorrido por la selección musical que ha acompañado a los protagonistas de la serie de Netflix, Heartstopper. Para comenzar este cierre, seguimos con las letras l

Heartstopper: Música para enamorarse (parte 5)

Una de los lugares del mundo que más se ha relacionado con la idea del amor es París, la capital de Francia. Es por esto que no sorprende que en una serie como Heartstopper haya un par de momentos aco

Heartstopper: Música para enamorarse (parte 4)

La segunda temporada de Heartstopper trajo consigo nuevos obstáculos para nuestros entrañables protagonistas, así como nos regaló una selección musical en la que aparecen varios artistas bien conocido

Comments


bottom of page