top of page

50 sombras de Grey: Amor, desamor y pasión musical (parte 1)

Ah, febrero. Un mes del cual se desprenden corazones. El momento del año en el que los canales de televisión se llenan de comedias románticas, y la venta de flores se va a las nubes.


Un mes en donde creemos que el amor es color rosa y la mejor manera de celebrarlo es comprando chocolates y rosas. Si bien esta no es la única versión que se ha dado a conocer del amor, habiendo muchas historias dentro del mundo del cine que prueban varios tipos de amor y que todos son válidos, es la que más predomina.


A pesar de esta cursi introducción, hoy hablaremos de un soundtrack que pertenece a una trilogía que dio mucho de qué hablar, tanto por su contenido como por las consecuencias que tuvo la historia en un público determinado. 2015 es un año que personalmente recuerdo por ser la marca de muchos finales e inicios en mi vida, y fue justo en esas fechas en las cuales la película 50 sombras de Grey comenzó a generar gran alboroto entre personas de mi generación y de generaciones mayores. Quizá el contenido de la película no sea el mejor, pero sin duda, su selección musical es impresionante.


Empecemos por Haunted, una canción de Beyoncé que apareció en algunos de los avances de la primera película de esta trilogía que dibuja la delgada línea que hay entre el amor y la mera atracción física. Su melodía misteriosa y seductora encierra una letra que parece estar partida en dos, lo cual alarga un poco la duración de la canción, durante sus poco más de seis minutos.


Así, primero se puede escuchar algo respecto a cómo en ocasiones se pierde el rumbo de la vida, se cae en la rutina y ni siquiera entendemos por qué hacemos lo que hacemos. Para la segunda parte, que es la que aparece dentro de la película, la temática cambia radicalmente, hablando así de las relaciones que tienen esa atracción fatal, inevitable, que trae consigo una fuerte conexión expresada a través del deseo.



La canción anterior no fue la única en aparecer en la publicidad de la película y después en la cinta, pues Crazy in love, también de Beyoncé, hace lo mismo. Con esta canción hay que hace una pequeña nota al pie, pues no se trata de la versión pop y alegre que se escuchó por primera vez en 2003 con la participación de Jay-Z en la parte del rap. No, esta versión se aleja mucho de aquel primer lanzamiento, pues esta es mucho más oscura, lenta, con un ritmo bastante parecido al de Haunted, lo cual funciona bastante bien para resaltar el aspecto pasional de la película, a pesar de que la letra es completamente romántica.



Pasemos ahora a la película como tal.


Pantalla negra, comienza a escucharse un piano, la imagen de unas nubes oscuras moviéndose en el cielo llega a nuestros ojos y en el fondo musical se reconoce I put a spell on you interpretada por Annie Lennox. Esta versión es bastante diferente a aquella realizada por Creedence Clearwater Revival allá por los 60’s, siendo una de las versiones más conocidas de esta canción, pero tiene cierto parecido a la de Nina Simone, aunque sin tanto jazz y blues, eso sí, Lennox trata de encontrar un balance entre estos dos timos y el pop en su versión. A esta melodía, que encanta los oídos de cualquiera, la acompaña una letra que hace alusión a las relaciones que pueden resultar un tanto posesivas, donde los sentimientos de la otra persona no son importantes y donde la libertad se ve bastante limitada por parte de una de las partes involucradas en la relación.



La siguiente canción, aunque resulta ser genial, pasa prácticamente inadvertida dentro de una escena de la película. Undiscovered de Laura Welsh, con un ritmo pegajoso, aborda el tema de las relaciones unilaterales, donde el interés se muestra sólo por parte de una de las personas involucradas, y que sin importar cuanto uno desee estar junto a esa persona, resulta imposible por lo poco que se conoce de ella, o bien, porque la falta de interés resulta ser algo molesto.



Y hablando de canciones que casi no se escuchan, Meet me in the middle de Jessie Ware, sufre el mismo destino que la canción anterior, pues apenas y logra escucharse parte de la canción antes de que los personajes comiencen a hablar en la escena en la que aparece. Esto es una verdadera lástima ya que la canción resulta bastante relajante por su ritmo un tanto pegado al blues así como por la suave voz de la cantante, quien le termina de dar ese toque cozy a la canción que simplemente aborda el tema de lo difícil que puede resultar estar alejados de una persona con la que se llegó a tener una fuerte conexión y que por cuestiones de la vida reaparece en nuestro camino. Esta es una de esas canciones que se disfrutan con una taza de café o té, durante un rato de descanso.



Por supuesto, no podemos dejar de hablar de la canción que estaba en todas las estaciones de radio luego del estreno de 50 sombras de Grey, Love me like you do de Ellie Goulding, y que probablemente hartó a más de una persona de tanto que se escuchaba por todas partes. Sin embargo, al escucharla después de un tiempo, la canción resulta mejor de lo que pudiera recordar. Melodía pegajosa, un coro fácil de aprender y que por supuesto abarca tanto el sentido del amor en su faceta más romántica como el sentido del contacto físico y las chispas que pueden salir entre dos personas. ¿Karaoke? Sí, por favor.



Salted wound de Sia es la siguiente canción que aparece dentro de la película y que rompe con todo lo que se había venido escuchando. Esta es una canción un tanto triste por su melodía y por la relación que tiene con el personaje de Cristian Grey, pues al final la letra termina hablando de ese miedo a encariñarse, de enamorarse, de salir lastimado, así como la importancia de llenarse de valor para hacer feliz a la otra persona y ser feliz uno mismo enfrentando esos temores que muchas veces nos orillan a tomar decisiones erróneas.



Pero este soundtrack no sólo se compone de canciones interpretadas por artistas contemporáneos, sino que también tiene a grandes artistas clásicos dentro de la lista. Uno de ellos aparece cantando Beast of burden, y sí, se trata de The Rolling Stones. La canción no sólo sobresale por pertenecer a una época diferente al resto, sino que también por el género al que pertenece, pues fácilmente se reconocen los ritmos roqueros que esta banda entrega de principio a fin. La inmortal voz de Jagger da vida a una letra que habla sobre el deseo y la atracción física, así como generar interés a partir de elementos materiales como la riqueza y el buen físico.



El segundo artista que nos invita a un viaje temporal es Frank Sinatra con Witchcraft, una dulce canción con toques de swing y jazz que habla sobre el romance en su punto más alto, en el que ya no hay retorno y sólo se busca estar con esa persona que nos tiene hechizados.



Ahora, la última canción que aparece propiamente dentro de la historia de 50 sombras de Grey, es One last night de Vaults. Se trata de una canción con un ritmo muy marcado en el que sobresale la suave voz de la vocalista, quien canta algo que no se relaciona ni con el amor ni con la pasión, sino más bien con esos momentos existencialistas que se llegan a presentar en la vida y que nos hacen pensar que es mejor disfrutar el tiempo mientras aún lo tengamos, así como las ocasiones en las que el pasado aparece para atormentarnos.



Así como empezó la película, termina. Un fondo negro. Eso es todo. Pero, a pesar de que ya no se vea nada más que una larga lista de créditos finales, la buena música continúa. La primera canción que aparece para acompañar los créditos es Earned it de The Weeknd, que si bien tiene una corta aparición dentro de la película, es hasta este momento en el que se puede disfrutar de principio a fin. El contraste entre lo seductor de la melodía y lo romántico de la letra, hacen que esta canción sea bastante llamativa, además de que la voz de The Weeknd le da mucha alma a esta gran pieza musical.



Después de escuchar Earned it, uno esperaría que apareciera una canción similar, pero no. En su lugar aparece I know you de Skylar Grey, una canción muy triste que habla sobre aquellos romances que no son del todo correspondidos y en los que el interés romántico se oculta detrás de una serie de máscaras que termina por alejar a aquellos que lo quieren.



Finalmente, antes de que la música también se termine, aparece Where you belong otra canción de The Weeknd. A diferencia de Earned it, esta canción tiene una melodía que combina lo seductor con algo un poco más serio, y que en algunas partes resulta bastante melancólico. La letra está bastante centrada en el personaje de Cristian Grey, de tal manera que aborda el tema de las relaciones posesivas, lo difícil que puede resultar para algunas personas dejar que alguien más se acerque a ellas, y sobre todo el hecho de que el tema del amor romántico no es para todos. Una gran canción para terminar, ahora sí, esta primera entrega de la trilogía.



La lista de canciones que acabamos de escuchar dio mucho de hablar tanto dentro como fuera de la película en la que aparecen, y no fueron las únicas, pues el soundtrack de la secuela, 50 sombras más oscuras, también es bastante bueno y cuenta con la presencia de grandes artistas como Nick Jonas, Taylor Swift, Dua Lipa, entre otros. Así que dejaremos para después el recorrido musical por una nueva lista de canciones que continúan abordando el tema del amor, el desamor y la pasión.


29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Hearstopper: Música para enamorarse (parte 6)

Llegamos a la recta final de nuestro recorrido por la selección musical que ha acompañado a los protagonistas de la serie de Netflix, Heartstopper. Para comenzar este cierre, seguimos con las letras l

Comments


bottom of page