top of page

I’m not okay with this: Mix musical de emociones (parte 2)

La serie de Netflix, I’m not okay with this, cuenta con una selección musical que nos permite conectar con varias emociones que van desde la tranquilidad, hasta el enojo.


En la primera parte del recorrido por este soundtrack, hablamos de aquellas canciones que pertenecen a épocas pasadas o que tienen ese toque vintage en su sonido, haciéndonos viajar en el tiempo a épocas que van de los 50’s a los 80’s, además de esa nostalgia en sus melodías que vienen acompañadas de letras románticas o de desamor.


A la lista anterior, podríamos agregar I’m glad de Captain Beefheart & His Magic Band, que con una melodía suave y romántica, nos regala una canción que habla de valorar las experiencias vividas en el amor con una persona específica.



Sin embargo, esos no son los únicos temas ni épocas que se abordan en las canciones que aparecen capítulo tras capítulo de la serie en cuestión, de tal manera que podemos escuchar otros géneros y temáticas.


Tal es el caso de I’m not like everybody else de The Kinks, la cual nos remonta al rock de los 60’s con una melodía que comienza de manera lenta, pero que contiene pasajes más movidos donde el sonido de los instrumentos es más potente. La letra de esta canción aborda dos temas a la vez: por un lado, se encuentra la declaración de ser diferente a los demás es varios sentidos; y por otro, lo que uno está dispuesto a hacer por amor, siempre y cuando la otra persona sepa lo que nosotros queremos de la vida.



Siguiendo la línea del rock, pero esta vez con toques de psicodelia, encontramos The killing moon de Echo Bunnymen. Este es el tipo de canción que se podría escuchar en un momento en el que se busque un poco de calma y a la vez una recarga de energía, pues si bien la canción tiene una melodía tranquila la mayor parte del tiempo, al final de la canción hay un poco más de locura instrumental que invita a ponerse de pie y bailar, o bien, simplemente cerrar los ojos y disfrutar de esa buena vibra que emerge de la canción.



Y hablando de rock y psicodelia, una de las bandas con más presencia a lo largo de la serie es Bloodwitch, un grupo que, oh sorpresa, en realidad no existe, pues fue creado específicamente para la serie. Sin embargo, no se puede negar que su música es simplemente genial, lo cual queda claro desde que hacen su primera aparición con la canción Fly, la cual nos ofrece un ritmo hipnótico acompañado por una voz suave y serena que termina de completar la experiencia auditiva e incluso sensorial que es esta canción.



La segunda canción que escuchamos de esta banda ficticia es Vanilla skin, que si bien no es tan psicodélica como la anterior, sí que tiene esos toques que nos transportan a un lugar más tranquilo y alegre. Al final de la canción, esta sensación de bienestar se convierte en un viaje musical muy extraño pero imposible de dejar de escuchar.



La tercera y última canción de Bloodwitch en la serie es Hey Little girl, que con un ritmo un poco alejado del rock psicodélico que distingue sus canciones anteriores, y con una duración menor, ofrece un ritmo alegre y movido para esos días en que se necesita un poco de buen humor.


Estas tres canciones y otras más de esta banda ficticia se pueden encontrar en su álbum I’m not okay with this.



Dejando a un lado la psicodelia, nos encontramos Bad things de Cults. Esta es una canción que habla de esos momentos difíciles donde “las cosas malas” nos hacen sentir como si fuera el fin del mundo y queremos huir de ellas, pero también de la seguridad de que todo pasará y que al final podremos ver la luz al final del túnel. Una de las características de esta canción es que parece que la letra no es tan importante como la instrumentación, pues la voz de la vocalista está prácticamente cubierta por la melodía que transmite peligro, confusión y alivio.



Pasando a algo más ochentero, I remember Lucy de Thunderboots nos ofrece ese viaje en el tiempo y una canción que es difícil sacarse de la cabeza después de haberla escuchado. Si bien la canción tiene unos cuantos toques de nostalgia, también tiene bastante energía que fácilmente se transmite de principio a fin.



Regresando otro poco en el tiempo, podemos escuchar un poco de rock&roll y twist en She lets me know de Little Murders, quienes con un estilo moderno nos invitan a bailar y disfrutar su canción.



Para finalizar esta segunda parte del soundtrack de la serie I’m not okay with this, tenemos la canción Two Hearts de NZCA LINES, la cual se aleja mucho de todo lo que habíamos estado escuchando hasta el momento, pues la canción pertenece más al género de música electrónica y tiene un gran toque de buen humor, ideal para acompañar esos momentos de bienestar y tranquilidad, o incluso para poner en una fiesta como fondo musical. Una excelente recomendación para quienes gusten de grupos como Tame Impala.



Si bien el tema de la serie I’m not okay with this es el paso por la adolescencia, los cambios y la pérdida de un ser querido, también es cierto que otro mensaje es que no importa qué tan mal estén las cosas, al final todo saldrá bien y que la música es una excelente compañía para pasar por todas las emociones experimentamos en nuestro día a día. Hasta el momento hemos pasado por el temor, la tristeza, la nostalgia, el amor, el desamor y la alegría, pero esta última aún no ha alcanzado su punto más alto, de tal manera que para la siguiente parte de este soundtrack escucharemos canciones que nos pondrán de excelente humor y nos harán cantar, bailar y saltar.



10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page