top of page

I’m not okay with this: Mix musical de emociones (parte 3)

Desde que comenzamos el recorrido por el soundtrack de la serie de Netflix, I’m not okay with this, hemos ido aumentando el ritmo de las canciones al mismo que viajamos entre diferentes épocas y géneros. Así mismo, nos hemos encontrado con canciones que se vinculan con una gran diversidad de estados anímicos y ahora podemos ir escuchando un poco más de energía y alegría de lo que se podía observar en la primera parte de este recuento.


Pero antes de seguir subiendo ese ánimo, escuchemos It must have been love de Roxette. A pesar de su letra acerca del desamor, específicamente de los amores que se fueron, la canción logra tener mantener un estilo que hace que la canción logre transmitir ese sentimiento de tristeza, sin caer en una ritmo demasiado lento. Esta canción se añade a la lista de grandes clásicos que se pueden encontrar en este soundtrack.



Para reconectar con ese buen ritmo y energía que veníamos escuchando en el texto anterior, aparece I see it, I like it, I want it de Shirley Ellis. A pesar de que es una canción movida, no tiene un ritmo demasiado alocado, además de que su estilo vintage nos regala un viaje en el tiempo que se puede disfrutar en esos días en que se necesita un poco de buen humor. Cabe destacar la agradable voz de Ellis y el ritmo un tanto tropical que llega a tener la canción.



Ya para moverse un poco más está Chung-A-Lug de Roger Miller, la cual le hace buena compañía a la anterior, pues con toques de rock&roll y blues, la canción tiene una energía que se puede sentir en la sencilla instrumentación y también en la manera en que Miller lleva a cabo su interpretación.



Para romper un poco con lo que veníamos escuchando y adentrándonos al rock psicodélico, está Sunshine Superman de Mike Vickers. Sin importar lo experimental que pueda llegar a sonar en algunas partes, esta canción tiene un algo hipnótico que hace que la escuchemos de principio a fin, y además de todo, que la disfrutemos. Esta es de esas canciones que necesitan un poco de tiempo para conectar con ella, pero que al final vale la pena.



Cambiemos de nuevo de ritmo y escuchemos More than this de Roxy Music, una canción que tiene toques de nostalgia dentro de su melodía, pero que a la vez suena un tanto alegre. Estos sentimientos resaltados en la parte instrumental complementan su letra que habla sobre cómo las cosas pueden significar o representar más de lo que nosotros podríamos imaginar. Es una canción con un efecto relajante y que de paso puede sacar algunas sonrisas.



Para ir subiendo el volumen, tenemos Somewhere in my heart de Aztec Camera que habla de aquellos amores que no se pueden dejar atrás a pesar del tiempo y de los amores que están destinados a ser. Esta canción tiene un toque más roquero que la anterior y tiene una gran energía que se contagia especialmente gracias a la presencia de un saxofón que sin duda pone a bailar a más de uno. Una gran canción para acompañar esos momentos donde las risas no faltan o para poner de fondo en una fiesta.



Siguiendo esta línea del rock ligero y del buen humor, nos encontramos con un clásico: Here comes your man de Pixies. Una canción llena de alegría y un gran ritmo en las guitarras que hace que uno quiera ponerse de pie para poder moverse acompañado de esta gran pieza musical.



Subamos un poco más el volumen para escuchar The King of rock ‘N’ roll de Prefab Sprout. Quizá la letra de esta canción pueda llegar a carecer de sentido en algunas partes, pero el ritmo mantiene esas buenas vibras que se contagian fácilmente y hacen que uno le quiera poner el máximo volumen a los audífonos para poder disfrutar al 100% esta gran canción.



¿Algo más movido? Sin problema, el soundtrack de I’m not okay with this tiene de todo y Piss punk de Peter & The Test Tube Babies puede ser una gran selección. Esta canción vinculada al género rock punk, tiene guitarras con un ritmo acelerado, ideal para alocar un poco la situación; tiene un saxofón que funciona como un buen acompañamiento musical en las partes en las que aparece; y tiene coros que invitan a cantar. Esta es de esas canciones que sin duda se escuchan moviendo la cabeza, o cualquier otra parte del cuerpo.



Y antes de nuestro broche de oro de todo este soundtrack, escuchemos otro gran clásico que sin importar los años, se sigue disfrutando: Jessie’s girl de Rick Springfield. ¿Quién puede resistirse a cantar esta gran canción? Con un ritmo muy digno de los ochentas, un gran solo de guitarra y la icónica voz de Springfield, esta canción logra subir los ánimos y mantenerlos hasta el tope durante toda su duración.



Ahora sí, terminemos de armar el karaoke, la pista de baile, o lo que sea que se necesite para poder disfrutar al máximo otro gran clásico: Holding out for a hero de Bonnie Tyler. Si bien esta canción rompe con el estilo roquero que veníamos escuchando, la verdad es que termina de recargar la pila, pues una de las características de esta canción es ese gran ritmo que sin duda inspira a más de uno, y que tiene una letra que se ha inmortalizado gracias a su aparición en diferentes películas, series y diversas interpretaciones que se han realizado.



Es con este clásico de clásicos que terminamos el recorrido por la selección musical que aparece en la serie de Netflix, I’m not okay with this, un soundtrack muy heterogéneo en diferentes sentidos, pues podemos encontrar canciones de distintas épocas, géneros, estados ánimicos, y temáticas. Nada mejor que una mezcla así para poder conectar con nuestras emociones del día a día.



7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page